Análisis del Diario

viernes, 4 de junio de 2021

Voto Razonado, Voto Útil

  

Voto Razonado, Voto Útil

 

Lo que dejaron a deber, todos los Candidatos del Estado de Puebla

Partidos satélites deben desaparecer


 

Fernando Sandoval

Analista Político.

 

Se ha culminado una campaña electoral, sin precedentes, una contienda donde el fervor político y social, dejó huella para muchos, el clamor del triunfo, pero para otros, el desatino de la enemistad, del coraje, de la rabia y el rencor de no aceptar una realidad numérica en materia estadística electoral o de sus actuares en la sociedad.

 

A la fecha, nadie tiene el triunfo.  Al momento, son tan desatinados los comentarios de triunfo como de mostrar encuestas sin métricas, sin sustentos y sin los mínimos protocolos profesionales para verter semejantes resultados. Ni una ha sido tan veraz, pero si tendenciosas para captar la atención y votar en favor de una u otro candidato.

 

¿En verdad algún candidato merece ser defendido con uñas y dientes?

 

A caso ¿todos son familiares o amigos cercanos?

 

El fanatismo, la locura en épocas electorales, han hecho a la fecha enemistades, discordias, disputas y polarizaciones sociales.  Todos con el discurso por los que mas lo necesitan, otros, así como en discursos sexistas, feministas y disonantes a verdaderas políticas de equidad de género. Todos somos iguales, ni uno mas, ni uno menos.

 


En hora buena.  Fue una elección atípica, corta y en época de pandemia, pero también, llena de ilusiones y de efervescencia, algunas, innovadoras, otras al estilo de los caudillos, buscando unos reelección y otros defendiendo ideales emanados de la revolución.

 

Candidatos a diputados Federales, Diputados Locales, Presidentes Municipales, síndicos, Regidores y Plurinominales en todos los estratos de esta elección de toda la entidad del Estado de Puebla:

 

Muchos mostraron el lado mas humano, mas sensible, pero también, el verdadero rostro de su personalidad y de su actuar ante escenarios ficticios de la política.

 

Muchos se jactaron de no ser políticos, de ser sociedad.

 

¿Inocuos y disolutos?

 

Quien busca administrar, gobernar, dirigir y buscar el bienestar social, en pleno goce de sus facultades, es político. “El Hombre es un animal político por naturaleza”.

 

Muchos vertieron discursos tan demagógicos como tan triviales, pero otros, dieron un verdadero ejemplo de liderazgo y sobre todo de conciencia civil y ética, aun,  teniendo  un grado de escolaridad, menor pero si con un digno grado de humanización social.

 

Otros se enfrascaron en el debate entre particularidades personalistas y familiares, revanchas de poder entre élites y entre grupos antagónicos, históricamente señalados.

 

Muchos de estos candidatos, se encargaron de mostrar, mediante campañas negras, bajas, sin principios y sin moral, la denostación y las bajezas ante las virtudes de la gracia de las redes sociales por no tener norma y no estar legisladas.

 

Pero también,  personajes escudados detrás de medios nacidos en esta época electoral, que desaparecerán como los candidatos que no serán votados por la población pensante.

 

Peor aún, ¿cuantos de los candidatos, vergonzosamente para la sociedad y para los partidos políticos, aceptaron la candidatura cuando verdaderamente sabían que no tienen la menor idea del cargo, de la representación y la responsabilidad que implica?.

 

¿Cómo aceptar ser político sin serlo?

 

Inmoral, corrupto e inaceptable.

 

Así mismo, las candidaturas plurinominales, un contexto fallido por ser para los familiares, para los amigos y para pago de cuotas de poder. Un descaro, una desazón pero que todas las élites políticas y la sociedad misma ha permitido a cambio de una candidatura donde los que ganan, son siempre esas mismas familias, todas de gobiernos pasados, todos señalados por el descaro de la corrupción disfrazada porque partidos completos, representan familias completas de descaro y desazón.

 

Para todos esos candidatos que declinaron, muchos por convicción, otros por no ver vistos las prerrogativas que conceden a los partidos políticos para campañas,  en hora buena, han contribuido no solo al engrandecimiento de la disolución de partidos diminutos y que muchos, jamás debieron de existir porque solo representan la otra cara de las familias en el poder y eso se tiene que decir.

 

Sin el afán de molestar y en un mero, contesto de análisis y con la confianza de la reflexión.  Absolutamente todos, quedaron a deber y mucho a los poblanos.

 

Para aquellos que ya fueron, volvieron a realizar propuestas  ideales, fantásticas sublimes y deseosas de la población que no cumplieron en su cargo y  en su pasado, mucho menos en sus comportamiento y en su sensibilidad humana, las ocupaciones son el pretexto, la desconfianza, sus enemigos y la falta de saludos, su educación.

 

Sobro, arrogancia, soberbia, locura, pasión, odio, revanchismo y fanatismo, no solamente de los candidatos, también de la sociedad misma acostumbrada a las viejas prácticas en épocas de elecciones.

 

Los grandes perdedores, nuevamente, son los ciudadanos que a cambio de una dádiva pensaron que votarán por ellos, y los resultados darán la razón.

 

Absolutamente todos, quedaron a deberle a los ciudadanos, no solo a sus representantes de partido, de casilla, a los medios de comunicación, sino a muchos mas.

 

En plena pandemia,  una  polarización social, solo algunos buscaron la igualdad plena de género, con propuestas reales de progreso, pero otros y en su mayoría, no buscaron algo tan importante, como la generación de empleo inmediato, apoyo al campo, a la industria y al pequeño comercio, políticas públicas para niños, jóvenes, reducción de precios, disminución de edad para apoyo a 3ra edad,  transporte gratuito a estudiantes, reducción de impuestos, rescate al reino animal y medio ambiente, vivienda, salud, seguridad y lo mas importante  el mejoramiento de un programa educativo con principios y acorde a los tiempos de actuales.

 

¡Que verdaderamente, gane el mejor!

 

Que salgan todos a votar, que ayuden a contribuir al “México Vigoroso, guerrero y progresista”, que, teniendo al alcance de la tecnología y conocimiento, generen conciencia, un voto razonado que dependerá de eso el futuro de todos.

 

Un voto útil, generado hacia la mejor propuesta y no a la tibieza de anular, o tachar todos los recuadros de las planillas o boletas electorales. Solo así se podrá cambiar el rumbo del verdadero proceso democrático electoral.

 

Nada es personal, es el sentimiento de una sociedad que tiene sed de Justicia Social, hambre de trabajar y deseos de superación para todos.

 

Partidos Políticos e instituto electoral, hagan su mejor trabajo, imparciales y honestos, lo que requieren estas elecciones.

 

Solo el trabajo, representará el triunfo a los ganadores por su actuar y su desempeño.

 Lo que si es que es momento de desaparecer varios partidos satélites y nacidos muertos por la sencilla razón de tener dueños de élites políticas.

¡En hora Buena!

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

UDLAP

  Para empresas es indispensable egresados con conocimientos, competencias específicas y cualidades personales    Cholula, Puebla, a 11 de e...